sábado, 12 de mayo de 2012

UN NUEVO ÁLVARO

        El año pasado fue horrendo para el Aguila perdicera en Aragón. Disparos, electrocuciones, venenos y fracasos reproductivos hacen que su futuro en esta tierra sea bastante oscuro. A la ya conocida mortalidad juvenil en sus movimientos dispersivos se une una mas preocupante de aves adultas.

                           Posado natural de los equipos de marcaje /escalada y un señor de negro
                                     que pasaba por alli.

      Sin embargo la vida sigue. Sorprendentemente las bajas de adultos se cubren con rapidez lo que nos hace concebir ciertas esperanzas. Es probable que las medidas de correccion de lineas eléctricas hayan reducido la mortalidad preadulta y de esta forma vuelven mas ejemplares dispuestos a conseguir un territorio. Aun así, con menos de 30 territorios ocupados la situación es crítica siendo una de las especies mas amenazadas de Aragón.
 .
                                    Colaborando en el marcaje de Álvaro

                    El caso es que este año en la provincia de Teruel casi todas las parejas se reproducen y tienen pollos. En concreto los de la foto pertenecen a un territorio del norte de la provincia. En el nido había dos aguiluchos de unos 35 dias y kilo y medio de peso. Fueron bautizados como Alvaro (en honor al dueño del Blog) y Marta.



En el marcaje y toma de datos participaron APNs del Gobierno de Aragón y personal de la consultora Bioma. Toda está actividad está encuadrada dentro del Plan de recuperación de la especie promovido por el Departamento de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

                           Y por fin de vuelta al nido.

1 comentario:

J. D. Moreno dijo...

Suerte al nuevo Álvaro. Parece que las perdiceras turolenses van mucho más adelantadas que las oscenses, a las que todavía les falta unos días para que puedan ser anilladas. A ver si este año resulta un poco más fructífero para ellas.
Un saludo.